Crónica del primer día de murgas

20:30 horas. Accedemos al teatro, y en los camerinos hablamos con algunos murgueros y murgueras. Se palpan los nervios, aunque no tanto. Ninguna murga de las que anoche se daban cita en el López de Ayala es novata, aunque eso no quita para que todos sientan ese cosquilleo justo antes de pisar las tablas.

Una vez en el teatro, ese nerviosismo se hace notar también en los asistentes, muchos de ellos familiares o amigos de quienes actúan, lo que hace padecer una parte de ese cosquilleo que todos sentimos en la primera jornada carnavalera del año.

Los Chalaos. Se abre el telón, y ante nuestros ojos se descubre un rinconcito de Campo Maior, con sus flores, sus detalles, y personajes típicos como Joao Moura, el cocinero del restaurante El Cristo, el gallo portugués o Mourinho. La idea es original, y genera un gran expectativa, resultando no defraudar al público. Gran comienzo, espabilando al público desde la misma presentación. Entre sus temas, los tronistas de “Mujeres, hombres y viceversa” o la duquesa de Alba y Alfonso Díez. Tal vez faltase en su actuación algo más de actualidad, aunque eso va en el gusto de cada uno. Tuvieron un buen guiño hacia el Club Deportivo Badajoz, hacia los carnavaleros y un fandango, con música de Porrina de Badajoz. Sin duda, la sorpresa de la noche, seguro los vemos en semifinales este año.




El teatro, ya espabilado, recibe a los pizzeros de Los Murallitas. Con el sobrenombre de Telapissas, interpretan a los trabajadores de una pizzería que no destaca ni por su rapidez ni por su buen servicio. El decorado recreaba una pizzería con todos sus detalles, incluida la operadora que toma los pedidos, o las motos de reparto, elemento este que quizá privaba a la fila delantera de algo de movilidad, aunque el resultado era bastante espectacular, y dio mucho juego con los pedidos. No se olvidaron de Urdangarín y el rey, de Angela Merkel y la crisis del pepino o de la mala situación económica. Guiño a la murga Picha a la Fulaneska y crítica a la telebasura. Hicieron estallar el teatro a carcajadas con su cuarteta a esa colegiala que les encarga una pizza y les cuesta varios viajes por las escaleras. Una gran actuación, que puede encumbrarles a la final, a la espera de lo que hagan otras murgas.



Con las Chimixurris llegó el otro plato fuerte de la noche. Todos esperábamos bastante de estas chicas, por ser una murga frecuente en semifinales y, sobre todo, la única murga femenina en lograr un puesto en la final. Este año, acudían todas interpretando un mismo personaje, el de María Angustia de la Soledad, una chica de pueblo, poco agraciada ella, que acude a la capital en busca de novio. Junto a ellas, otro personaje, el de la madre. A modo de marioneta, acompaña a las murgueras durante toda la actuación, dando lugar a conversaciones, cantadas, entre madre e hija, bien interpretadas, con cambio de voz incluido. Comenzaron muy serias, con pasodobles dedicados a Pablo Julio y a la crisis. Su actuación gira radicalmente en los cuplés y, sobre todo, en el popurrí. Es entonces cuando el decorado, la casa del pueblo, se convierte en el pub La Buhardilla. Muy centradas en el tipo, destacaron sobre todo por sus grandes voces, la originalidad de la puesta en escena y una espectacular despedida.



Otra puesta en escena espectacular fue la de las Murguer Queen, que ayudadas por el decorado y el juego de luces, recrearon el comienzo de un partido de fútbol americano. Ellas derrocharon fuerza y energía, aunque no cantando. Les falta potencia de voces y afinación, a pesar de su buena actitud. No se olvidaron de sus excompañeras de la murga, con las que tuvieron un bonito recuerdo, ya que este año han acudido con un grupo bastante renovado. Entre sus temas, Urdangarín, la danza Haka de los All Blacks, cambiada por “su Jaca” o la crisis. Tuvieron un gran golpe, siendo la única murga que se acordó de la moda de las luces LED en Badajoz. Defendieron como pudieron su tipo, aunque después de las murgas que ya habían cantado, supieron a poco.



Terminado el descanso, entra en escena la murga Los Peleles, interpretando la historia de Juan Demente, un Pelele inteligente, esquizofrénico personaje que intenta ganarse al público desde su locura y sus ocurrencias. Hicieron piña y se lo pasaron en grande interpretando su personaje, con buenas ocurrencias, y algunos chistes graciosos. No se olvidaron de Urdangarín, del aeropuerto o de las multas a prostitutas y sus clientes, cantado con bastante gracia. A pesar de todo, no supieron transmitir al público su interpretación, costando identificar su tipo y entender de qué iban, lo que, unido a que se volvía del descanso, tuvo al respetable en un estado de frialdad, solamente rota en algunos momentos de su popurrí.



Tras Los Peleles, la murga de Alconchel Las Cachorras entraron recordando su tipo del año pasado, de locas. Como si de la evolución de aquel personaje se tratase, enlazan la presentación con su actuación de 2011. A destacar de ellas, sus grandes voces y su perfecto acoplamiento a las voces masculinas (ya que con ellas cantan y tocan algunos de los miembros de la otra murga alconchelera, Los Repeska). Sin embargo, esas voces, en algunos momentos de la actuación, llegan a hacerse incluso molestas, por altas y agudas. Deben cuidar más esos detalles. Cantaron a Badajoz, al final de ETA o al carnaval, y se acordaron de Pablo Julio, aunque con poca originalidad, limitándose a mostrar una pancarta con su foto. Por lo demás, no innovaron, fue una actuación que recordaba mucho a la del pasado año.



Terminó la noche con la actuación de Los Zarigüellas. Disfrazados de superhéroes en paro, su puesta en escena resultaba algo simplona, con un decorado limitado a un telón de fondo. Aunque se les entendió bastante bien, siguen fallando en su forma de cantar. Cantaron un bonito pasodoble a Pablo Julio y su murga, La Caidita, recordando todos los tipos que defendieron en el concurso de murgas. Lo mejor, sin duda, su segundo cuplé, que empieza haciendo creer que es una crítica al jurado, y acaba por ser una burla hacia ellos mismos. Genial que, conscientes de sus limitaciones, sepan reírse de ello. El teatro lo agradeció con buenos aplausos. Actuación simpática de esta murga que, si bien no se cuenta entre las mejores, sí entre las que mejor caen al público.



Esta noche, y por orden de actuación, Krma, Los 3W (ganadores del año pasado), Las Nenukas, Los Camballotas, Hijos de la Luna, Al Maridi y Yo no salgo. Estaremos pendientes y retransmitiendo vía twitter desde el teatro. Para seguirnos en esa red social, @RdeSerpentina .


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *