Problemática del Carnaval de Badajoz y mejoras propuestas por RdS. Parte II

1. CONCURSO DE MURGAS
1.2. Otros aspectos del concurso
Hay otros muchos aspectos del concurso que son mejorables. Entre ellos, destaco los siguientes:
– Ambiente en el teatro: Actuando en la venta de entradas, tal y como escribí en apartado 1.1. lograremos poco a poco que el teatro cada vez esté más ocupado por aficionados a las murgas, que apoyen a todas, critiquen las que no les gustan, y no dejen butacas vacías. Además, es indispensable que se deje entrar a las murgas que han actuado ya, sin necesidad de comprar una entrada.
– Palcos de los medios: Durante todo el concurso, sobre todo aquellos palcos destinados a televisión o radio, han estado comentando las murgas mientras actuaban. Esto hace que el público, que acude al teatro a verlas, se sienta molesto por escuchar el murmullo constante de estos medios. Es impensable en cualquier evento que los periodistas y/o comentaristas puedan tapar con sus comentarios lo que allí está sucediendo. El público, que paga religiosamente su entrada, lo hace para escuchar a las murgas, y no a los medios, por lo que habría que intentar insonorizarlos de alguna manera, o bien, prohibirles comentar mientras haya murgas actuando.
– Climatización: Es sin duda una de las peores cosas que tiene el teatro. Quien está sentado en el anfiteatro, sabe lo que es pasar calor de verdad. La temperatura ambiente, unida al calor corporal de todas las personas que ven las murgas arriba, se llega a hacer insoportable a veces. Por el contrario, las primeras filas del patio de butacas lo que notan es un frío increíble. Eso hace que, quienes ven las murgas en esas butacas, lo hagan con abrigos puestos, y aún así, pasen frío. A mi, por ejemplo, me ha costado este año un buen resfriado. Lo del calor se debe a que el aire caliente asciende, y el frío que entra por el escenario en cuanto se abre el telón, da lugar a una mayor diferencia de temperaturas. Además, la eficiencia energética brilla por su ausencia, y la calefacción que se pone para calentar el teatro, además de inútil, supondrá un gasto tremendo. Es necesario, primero, que las puertas que dan a la calle tras el escenario, permanezcan habitualmente cerradas, cosa que no ocurre. Además, aclimatar bien el teatro es indispensable para lograr una mayor eficiencia energética, menor contaminación y menor consumo. A la larga, saldría rentable.
– Sonido: Es el otro aspecto más deficiente del teatro. Es evidente que no vamos a tirarlo y hacer uno nuevo, aunque por la reforma que le hicieron bien lo merece. Pero sí se pueden cuidar determinados detalles. Por ejemplo, no es normal que el primer día de concurso, siempre haya problemas de sonido, y se entienda mal a las murgas que cantan, dando la sensación de que no están cantando bien, cuando no es cierto. Los que año tras año acudimos a diario al teatro, lo sabemos, pero el jurado, que normalmente cambia, no tiene por que saberlo, y tradicionalmente esto siempre penaliza a las murgas que cantan el primer día de manera completamente injusta. Hay que cuidar más estos detalles, pues las murgas se dejan mucho tiempo para afinarse y cantar de forma acompasada como para que los fallos técnicos de sonido echen al traste todo ese trabajo.
Las Murguer Queen, una de las murgas que este año actuaron el primer día de concurso.

Crónica: @JACasablanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *