Crónica del quinto día de preliminares del Concurso de Murgas

Antes de empezar la crónica, quiero aprovechar para pedir disculpas en la tardanza de la misma, pero por causas personales me ha sido imposible hacerlo antes.
El viernes asistimos en el teatro a la quinta y última jornada de preliminares, y posiblemente, la más floja de las cinco, en parte por cantar solamente seis murgas.
Comenzaban los chicos de la murga A Contragolpe, que año a año vienen mejorando notablemente sus actuaciones. En esta ocasión nos traían la Radio Golpe, caracterizados como locutores de radio. Muchísima fuerza en su presentación y música muy pegadiza, arrancaron desde el primer momento el aplauso del respetable. Entre su repertorio, un segundo pasodoble dedicado al Club Deportivo Badajoz, del que, a buen seguro, habrán tomado nota los miembros de la Peña Baluarte Blanquinegro (nuevamente en el teatro) para el premio Turuta de Plata que ellos otorgan. Cuplés simpáticos, y un buen popurrí, en el que se acordaron de cantarle a la publicidad en la radio, a los atascos en el Puente Real, o a las murgas, y en el que reivindicaron el poco salario que se cobra cuando se trabaja en radio. La anécdota la protagonizaron cuando aseguraron que habían estado ya en “más radios que en murgas Musikito”. Juan Manuel Trenado puede presumir de que le hayan cantado en el Carnaval de Badajoz.
Actuaban en segundo lugar los componentes de la murga mixta Hijos de la Luna, disfrazados de pájaros y posados en un cable de alta tensión. Con un repertorio crítico, tanto en pasodobles como en cuplés, pero sobre todo, en el popurrí, no se olvidaron de cantar temas como los programas de televisión de tertulianos, el safari del rey, el centro comercial El Faro, etc. Muy graciosos en el tipo, sin embargo, mucho le queda a esta murga por mejorar, tanto en música como (y sobre todo) en voces. Llamó la atención el uso de la música de El Desván del Duende en una cuarteta del popurrí y en la despedida.
En tercer lugar, y antes del descanso, una de las murgas más esperadas de la noche (si no la que más) y cabeza de serie, los chicos de Ese Es El Espíritu. Si el año pasado se hacían llamar “los que se cuelgan por las ventanas”, este año eran “los que se cuelan por las ventanas”, caracterizados como bichos. Con una muy buena presentación, esta murga ha logrado mejorar sus voces considerablemente, y es de las que mejor suena de todo nuestro concurso. Con una actuación muy al tipo, destacaron sobre todo en su popurrí, muy gracioso cuarteta tras cuarteta, haciendo chistes con todos los personajes que estaban interpretando. Tuvieron un momento muy gracioso cuando entró en escena uno de los pájaros de Hijos de la Luna a comérselos. La actuación la terminan dando un soberbio pisotón sobre el escenario, literalmente, con un zapato gigante que los aplasta. Gran actuación de esta murga que, apostando por ideas frescas y directas al público, han logrado ser una de las agrupaciones a tener en cuenta para la final.
Tras el descanso de veinticinco minutos, la murga oliventina Los Camballotas, disfrazados de “chonis”, se presentaban sobre las tablas, con el handicap de recordar irremediablemente la actuación de la murga Los Niños, siendo imposible no compararles con estos, comparativa en la que Los Camballotas, sin duda, salen perdiendo. Con muy buenos detalles en su decorado (como el texto escrito sobre la taquilla), y vestidos todos iguales, se metieron en un papel propio de las chicas participantes en el concurso Gandía Shore (que mencionaban en sus letras). Cantaron a la gente de Badajoz en su segundo pasodoble, pero el resto de la actuación fue muy al tipo, con un popurrí en el que tocaron muchos temas de actualidad. Una actuación correcta que, sin embargo, no gustó demasiado, posiblemente debido a que tanto el tema como sus letras ya se habían visto antes este año.
En quinto lugar, la murga femenina con más antigüedad de nuestro concurso, Las Nenukas. En esta ocasión eran manchas, un tipo algo difícil de interpretar, cosa que sin duda les pasó factura. Fueron críticas en su segundo pasodoble con quienes han hundido España, pero gustó más el primero, a Miliki, muy original y entrañable. Mucho más graciosas en el popurrí, cantaron a todo, desde los atascos en el Puente Real hasta lo dicho por el Papa sobre los Reyes Magos, pasando por los afamados recortes. Un poco peor que otras veces durante toda su actuación, sin embargo, cantaron una bonita despedida, mucho más afinada. Se nota que la habían ensayado más que el resto del repertorio.
Cerraban la fase de preliminares los miembros de otra murga oliventina, Los Sikitrakys, disfrazados de gitanos, con su cabra y todo. Muy críticos en sus pasodobles, cantaron a la situación actual de España obligando a mucha gente a irse fuera, y cantaron también a quienes se la dan de pacenses pero que mueren por el carnaval de Cádiz, una letra que no gustó demasiado entre el público. En el popurrí, más metidos en el disfraz, cantaron muchos temas de actualidad, con alguna cuarteta dedicada a la ciudad, como en la que mencionan las “chabolas junto al Guadiana”. Con una despedida a ritmo de Nolasco se cerró la fase de preliminares, en espera del resultado del jurado.
Crónica: @JACasablanca
Fotos: @alcintas
No olvides dejarnos tu opinión 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *