El Camaleón

En primer lugar, me gustaría que pusierais el vídeo a continuación como fondo musical mientras vais leyendo.


Pido perdón de antemano por intentar emular al GRAN Félix Rodríguez de la Fuente, pero siento que en cierto modo parte de su alma hace una simbiosis con la mía, porque hoy quiero reflexionar sobre un espécimen que tenemos en nuestra sociedad carnavalera, EL CAMALEÓN.

El camaleón, queridos amigos, no confundir con Sardileón, aunque puede que sean primos hermanos, es un personaje que esta mimetizado en nuestra sociedad y que, obviamente, en los carnavales se hace notar de la misma manera que desentonaría ver a Paquirrín y Belén Esteban opositando para juez.

La principal característica del camaleón CARNAVALERO es su capacidad de adaptarse al medio, pues su cuerpo contiene dos características principales:
  1. Tiene el centro de equilibrio cambiado, ya que el punto de apoyo se encuentra en el codo, llamado de apoyo porque cuando “ataca” lo apoya siempre en la barra del bar, si está en la calle tiene apalabrado con Cachola una barra portátil que, al enviar una “GAMBRINUSSEÑAL” al cielo, al más puro estilo Batman, rápidamente aparece un repartidor que la coloca en menos tiempo que lo que tardan en ponerle a Alonso las ruedas en el Ferrari.
  2. Las palmas de sus manos no son de piel, sino de velcro, lo que conlleva que al prensar sobre tu hombro no te deja escapar y ya sólo puedes esperar una muerte mental LENTA Y DOLOROSA*.

* Me gustaría puntualizar que “lenta” y “dolorosa” son palabras que van de la mano y siempre unidas, como por ejemplo “antiguas” y “pesetas”, “aledaños” del “estadio” o “justa” y “selina”… porque donde VA JUSTA, VASELINA.


Una vez analizada su morfología, vayamos con la manera de actuar:
  1. El camaleón siempre aparecerá por sorpresa, sin previo aviso, debido a que se sabe mimetizar y puede escurrirse por el hueco que queda entre los murgueros que hay en la buhardilla, mientras reponen las actuaciones de esa misma noche.
  2. Como buen depredador, divisa a su presa para pillarla por SUPRESA (perdón por el chiste) mientras toma su copa, ya que su vista se ha desarrollado para poder ver a través del cristal, conocida como VISIÓN DE RAYOS “C”, de copazo.
  3. Siempre atacará por la retaguardia mientras te pellizca las posaderas, atizar tu hombro o te golpea con el puño la espalda. El ataque varía según su nivel de confianza. 

Cuando ya te tiene atrapado, y tras hacerte las cuatro preguntas de rigor, indicará que quiere hablar de CARNAVALES. Digo HABLAR, porque será él quien hable, y no tú.


Porque en época de mundial es seleccionador, en semana santa es capataz y en carnavales… lo que te puedas imaginar. Pero lo mejor de todo esto es que, en su vida, jamás ha visto un balón de fútbol, ni una estampa de la borriquita, y siempre se ha ido a esquiar en febrero a la Covatilla, porque aunque tú no lo sepas, tiene unas bajadas que son dignas de estar en los Alpes.

Pero él sabe realmente lo que es la fiesta porque la ha vivido en la calle, aunque sea en la de otras ciudades donde se iba de puente, y siempre hará referencias al pasado, porque de lo que es el presente, desconoce hasta la reforma de la Buhardilla.

En resumidas cuentas, lo único que ganarás con encontrarte a un camaleón en carnavales es un dolor de cabeza enorme, y no le podrás echar la culpa al alcohol, ya que en las cuatro horas no te dejó pedir. Demasiado es que te dejó respirar.

Espero que esto os ayude a diferenciarlos, y hablo en plural porque hay muchos en nuestra fiesta, y aunque no lo queráis, tratarán de iluminaros y enseñaros que vuestra opinión no es que valga más o menos, es que no vale nada.


_________________________________________________________________________________________

El autor del artículo:

Alejandro Martínez Ramos

Soy @febreroestress y encima hasta te lo creíste, en verdad soy un poco NI-NI, NI soy del cerro Ni soy de la UD, soy mas de Badajoz que un pasodoble de Dakipacasa ( o puedes poner que las piedras de la alcazaba) tengo carne de conducir B y disponibilidad horaria (esto es el curriculum vitae no?) y no me critiques si me ves en un bar porque eso significa que tú estás allí también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *