Dedicado a la murga ‘Pixa a la Fulaneska’

Todo el mundo conoce esa frase o cita celebre de “Resurgir como el Ave Fénix” de sus propias cenizas y reconozco, que a nivel personal y carnavalero en particular, de esa forma se sintió el que escribe estas líneas durante el año 2010.

Y en ese proceso de levantarse y volver a andar de nuevo por mi propio pie y empezar a recuperar la esencia de lo que siempre he sido y soy, y creo pueden refrendarlo los que me conocen, tuvo mucho que ver mi murga, querida murga, Pixa a la Fulaneska.

Para hacerse una idea de la altura humana de este grupo, y la bendita filosofía con la que se creo, solo hay que ver que le abrieron las puertas de esa casa que estaban construyendo a alguien como yo en un momento en el que pocos hubieran apostado por mí y por mi vuelta al mundo de las murgas unos meses después de dejar de pertenecer a Titirimundi.

Aquella llamada de Santi Linares a finales de octubre de ese año fue una ventanita que se abrió para traerme aire fresco y saneado y, a través de la cual, fui descubriendo un grupo de personas (unos veteranos y otros vírgenes en estos menesteres) con los que he ido tejiendo unos lazos de amistad y un sentimiento de familia.

Se trata de un grupo variopinto en cuanto a estilo y gusto carnavalero y es ahí donde reside su encanto porque ha sabido encajar piezas en un puzzle que, a priori, pudiera resultar complicado de realizar.

Nos ha unido unas ganas de disfrutar del carnaval desde la importancia de lo humano antes que de lo competitivo y una pasión común por la música y la fiesta vivida de modo sencilla y sin aspavientos.

Para mí, y que me perdonen el resto de mis queridos compañeros y amigos, hay una persona en esta murga que define a la perfección lo que cuento en estos párrafos y no es otro que el gran Juan Adolfo Gutiérrez.

Fofo, como cariñosamente lo llamamos, es la humildad y el saber estar hecho persona y el ser consciente, y otra vez me remito a cierto autor, de que después de que el telón cae se sigue siendo el mismo “Don Nadie” de siempre.

Él ha estado curtido en mil batallas en sus muchos años en las tablas y es heredero de esa manera de entender este mundo de forma sencilla, calmada, y en el que debe primar la buena fe y la alegría.

Han sido 4 años (y aunque en este no salgo y he ido poco a verlos a los ensayos) en el que me han enseñado este conjunto de locos a que no existe más verdad absoluta que ser uno mismo y a tener la capacidad de reírse hasta de sí mismo de forma sana y con la mente y el corazón abiertos.

Mi querido compañero y amigo Antonio Galván y el que escribe es la viva muestra de que, detrás de las supuestas diferencias y etiquetas con las que tanto gustamos de clasificarnos las personas, existe un punto maravilloso de encuentro y de verdadera hermandad.

Gracias a todo el grupo por ser auténticos, atrevidos y lanzarse a realizar proyectos inclasificables pero hechos con el alma y el corazón que disfrutábamos todos juntos aún a riesgo de saber que no todo el mundo entendería.

Gracias por lanzarme esa red para que no me cayera cuando más lo necesitaba (Juan Mendoza ahí fue fundamental) y por hacer de vuestra casa en construcción mi casa en la que he vivido y vivo momentos inolvidables y que podré relatar en un futuro.

Mucha suerte, ánimo y a disfrutar.

Murga ‘Pixa a la Fulaneska’ durante el concurso de 2013
__________________________________________________________________________________________

Autor:

David Falero

Nacido en el barrio de San Roque, lugar donde los machas nos hemos forjado en un carnaval de calle espontaneo, exiliado por razones sentimentales y laborales (y solo de forma provisional) en la pacense barriada de Maria Auxiliadora. Mi periplo murguero comienza en la primavera de 2003 en que, junto a mis tres mejores amigos, montamos un grupo que se tradujo en la fundación de la murga Titirimundi. Después de 7 años dirigiendo, junto a Jose Luis Torres “Selu”, esta agrupación, dejo de pertenecer a la misma. Unos meses despues de esta salida, Santi Linares me llama para unirme al proyecto que están construyendo varios amigos y que derivó en la murga Pixa a la Fulaneska. Familia carnavalera a la que pertenezco desde ese momento aunque este año he decido tomarme un descanso de concurso y carnaval.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *