Éxito en el V Festival Murguero en beneficio de Down Badajoz

Éxito en el V Festival Murguero en beneficio de Down Badajoz

Un año más, las murgas de Badajoz muestran su lado más solidario en una gala que puso el cartel de “completo” en el Palacio de Congresos de Badajoz.

Los que disfrutamos con nuestras murgas solemos vernos en las actuaciones esporádicas que tienen lugar después de carnavales. Cada año estas actuaciones van a más, y cada año también, desde hace ya cinco, encuentran su cumbre en la gala que organiza la asociación Down Badajoz en la que se suelen dar cita algunas de las mejores murgas de nuestra ciudad, demostrando año a año su calidad humana, llevando a cabo una buena actuación como si del concurso se tratase, sin recibir a cambio nada… salvo el cariño y admiración del público, y esto no es nada, sino mucho.

Con el único objetivo de divertirse, y a la vez, recaudar algunos fondos para la asociación Down Badajoz, comenzaba el festival con la presentación de Irene Rangel, que estaría acompañada de José Luis Lorido, unos clásicos ya en las presentaciones carnavaleras, y también en esta gala.

La primera murga de la noche fue la murga infantil del colegio Santa María Assumpta (Compañía de María) “Las del Porche”. Con la ayuda de Abel de “Los Chalaos” y Nacho de “Serendipity” a las guitarras, y la asistencia también de Irene Rangel -dando instrucciones tras un tótem publicitario-.

La segunda murga de la noche fue la infantil “Los Guadalupines” del colegio Virgen de Guadalupe. Genialmente capitaneados por Selu Torres de “Los Mirinda” esta murga demuestra ya solvencia en las tablas a pesar de su corta edad.

La nota de humor antes del descanso venía de la mano de “Los Chungos”, que interpretando a su monstruo Donald Trump nos hacían reír recordando su paso por el concurso, tanto este año como el pasado, ya que acabaron levantando a todo el público con los ritmos de la caseta “El 5º Pino”.

Irene y José Luis nos recordaban que, durante los 15 minutos de descanso, podríamos aprovechar para cenar algo, pero también para pasarnos por los stands de la asociación Down Badajoz y ayudarles con la compra de algún souvenir o para hacernos alguna foto en su photocall.

Aún quedaban cinco murgas por actuar, así que sin muchos tiempos muertos, las divas de los “Water Closet”. Provocaron muchas carcajadas con sus interpretaciones, pero sobre todo, con los chistes en las pausas, espontaneidad que ofrece una actuación de este tipo, y que es lo que las diferencia de las del concurso. Además, nos recordaron su año “Fashion Water” con la despedida de aquel recordado año.

La murga “Esto está ganao” volvía a poner sobre el escenario a Inocente Rodríguez, el abogado cliente asiduo del Aeroclub, que con su ironía y humor característicos, hacían que público presente estuviese pasando una gran noche. Tuvieron grandes golpes intentando que la gente cantase su estribillo de una forma más adecuada “para todos los públicos”… sin éxito, claro.

La nota reivindicativa corría por cuenta de las revolucionarias pacenses interpretadas por “Las Chimixurris”. Despliegue de voces, sobre todo en su despedida, que volvieron a cantar fuera de la línea de micros, como hiciesen en la final del COMBA. Les costó hacer cantar al público su estribillo, pero lo consiguieron gracias al empeño de Mamen. Terminaron con la rumba que finalizaba su actuación en 2014 como “Juana la Costurera”, único año que esta murga no ha concursado.

Acabando la noche, subía al escenario la murga (¿o tal vez chirigota?) de Los Milpejetas, interpretados por “Yo no salgo” a voz de CAIIIIII!!! Mucho humor con su parodia de chirigota gaditana, que les ha hecho brillar un año más. a pesar de haberse quedado fuera de la final del Concurso Oficial de Murgas.

Para finalizar la noche, la murga “Al-Maridi”, ganadores del COMBA 2017, aterrizaba en el Palacio de Congresos con su personaje Paco Antena, asegurando encontrarse “como en casa”. Era ya la última actuación y se hacía tarde, pero supieron mantener al público entregado a sus chistes y gracias. Cantaron una buena tanda de cuplés para permitir que el público, en pie, bailase su estribillo, y finalizaron, al igual que “Las Chimis”, cantando su bolero de despedida fuera de la línea de micros.

En definitiva, una gran noche, en la que lo de menos fue la calidad de las murgas (que la hubo, y mucha), y lo de más, la calidez humana desprendida por los chavales de la asociación Down Badajoz y por el público asistente en general, que pudo disfrutar de una gran gala a la vez que colaboraba con una buena causa. Que este festival se siga repitiendo muchos años.

José A. Casablanca

Pacense, amante del carnaval en todas sus modalidades. Ingeniero químico de profesión, "chirigallo" de vocación y blanquinegro de corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *