Las murgas probarán el sonido del teatro sin micros

Las murgas probarán el sonido del teatro sin micros

Las murgas probarán el Teatro López de Ayala sin el uso de equipo de sonido para decidir si prescindirán de los micrófonos de cara al próximo concurso.

Lo cierto es que desde que el concurso se celebra en el López de Ayala, nunca se ha realizado esta prueba, y no viene mal conocer la acústica del teatro de cara a usarlo sin equipo de sonido, sobre todo después de lo vivido el pasado año con el desastre ocasionado por el cambio de empresa de sonido durante el concurso.

Aunque lo cierto es que, a pesar de no haber realizado una prueba con todas las murgas, Al-Maridi el año de “Miguel de Pena” (2015) y Las Chimixurris este año (de revolucionarias) se han atrevido a prescindir de los micrófonos en partes de su repertorio (pasodoble y despedida) con éxito.

Ahora bien, desde mi punto de vista, puede ser un error tener un concurso sin micros por varios factores que paso a enumerar:

  1. De sobra es conocido por todos los que han cantado/tocado allí que la acústica de nuestro teatro no es la mejor del mundo, y tras la rehabilitación que se le hizo, fue uno de los aspectos en que empeoró.
  2. Para cantar sin micros un repertorio completo se hace necesaria una buena técnica vocal, que te lleve a no esforzar la voz por encima de lo necesario, y que haga que suene alto y bien, y nuestras murgas no son profesionales.
  3. Todos sabemos que hay murgas que cantan muy bien, y que tienen potencia de voz, y por tanto, pueden dar la talla, pero otras no tanto, y cantar sin micros puede agravar las diferencias entre unas y otras.
  4. La ausencia de equipo de sonido puede llevar a desequilibrar el sonido de instrumentos y voces, y para saber como se debe ajustar y colocar cada murga en el teatro, puede durar días, aunque se ha planteado hacerlo en uno solo.
  5. Para que la prueba sea fiable, las murgas se han comprometido a llenar el teatro para la misma, pero de no conseguirlo, la prueba no será representativa.
  6. Cabe la posibilidad de que, una vez realizada la prueba, la misma tenga éxito, pero durante el concurso no sea lo mismo, pues el público cambiará de una vez a otra, y ante un teatro lleno de gente cuchicheando, o forofos gritando a sus murgas favoritas, lo más probable es que no se oiga nada y nos perdamos partes del repertorio.

Todos estos aspectos son determinantes, y hay que cuidarlos de cara a la prueba a realizar.

En caso de éxito, las murgas deberían exigir al Ayuntamiento que el dinero ahorrado en el equipo de sonido se invierta en mejorar otros aspectos del concurso: ayuda económica para el transporte de grupos, aumento de la cuantía de los premios, aumento del dinero por participación, ayuda a las murgas en el traslado de decorados,…

Aunque he de decir que, en mi opinión, la tendencia debería ser la de apostar por invertir más en sonido, en mejores micrófonos y medios, de forma que el sonido sea mejor de lo que era antes, y todas las murgas puedan lucir más, en beneficio del propio concurso.

José A. Casablanca

Pacense, amante del carnaval en todas sus modalidades. Ingeniero químico de profesión, "chirigallo" de vocación y blanquinegro de corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *