Con o sin micros

Con o sin micros

El pasado martes tuvo lugar la prueba de sonido sin micrófonos en el teatro López de Ayala.

Con o sin micros. Esa fue la frase más repetida en la noche del martes en el Teatro López de Ayala.

A las 21:00h daba comienzo la prueba de sonido, con concha y sin microfonía, que se había demandado a petición de las murgas desde la Comisión que forman todas ellas.

Murgueros, miembros del jurado, medios de comunicación, y hasta el concejal de Ferias y Fiestas se citaban en una noche que prometía ser un “referéndum”.

Al teatro subieron y probaron seis murgas: Los Mirindas, Las Polichinelas, Marwan, Al Maridi, Esto está ganao y las Chimixurris, que voluntariamente se prestaron a realizar dicha prueba junto con otras murgas, que por falta de tiempo, decidieron no realizarla y ceder el sitio a estas seis, que servirían de referencia a las restantes.

Las murgas que realizaron la prueba son murgas que pasan a la ronda de semifinales y, varias de ellas, a la final, lo que hace que no se sepa a ciencia cierta cómo suenan aquellas murgas que no pasan el corte y que suelen tener menos potencial vocal.

A modo personal, tenía dudas de que el sonido se proyectara hasta el anfiteatro, pues estaba segura de que en patio de butacas se escucharía (como así fue), la sorpresa para la mayoría de los presentes fue, que realmente, el sonido llega a todos los rincones del teatro y con una nitidez que en ocasiones con micrófonos no se consigue.

Contra todo pronóstico, en la noche del martes todas las murgas que allí subieron se escucharon mejor de lo que estamos acostumbrados a escuchar durante el concurso. El sonido es natural, similar al que escuchas cuando estás en el local de ensayo, al no amplificarse el sonido no hay retorno, por lo que desde dentro se canta más cómodo al escucharse mejor, la percusión no tiene que situarse a cuatro zancadas de la segunda fila porque se cuela por los micros, sino que están a una distancia que les facilita escuchar al grupo, las guitarras no suenan metalizadas, al grupo se le entiende y un largo etcétera que hacen que la prueba arroje un resultado favorable.

A pesar de que el 90% del público reconoció que los grupos se escucharon bien aún existen dudas de si cantar con o sin micros. Algunos apuntan que el público debe estar más callado de lo habitual y que se perderá el sentido festivo, otros opinan que para esa festividad existen los parones en medio, algunos señalan que murgas con peor calidad vocal se escucharán menos, y otros contrastan ¿acaso esas murgas no se escuchan también peor con micrófonos?

Y como nunca llueve a gusto de todos, y para gustos lo colores, hay diversidad de opinión, por lo que el debate estuvo, está y estará asegurado.

Estefanía Pérez González

Murga “Las Chimixurris”

José A. Casablanca

Pacense, amante del carnaval en todas sus modalidades. Ingeniero químico de profesión, "chirigallo" de vocación y blanquinegro de corazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *