Una mañana de domingo en #Badajoz

Quien por ser domingo, haya decido quedarse unas horas más disfrutando de los placeres de una cama calentita -cosa envidiable- se ha perdido una mañana repleta de actividades en Badajoz.

A Badajoz se le puede acusar de muchas cosas, pero no de falta de actividad. Por ello, y a pesar de que no pocos jóvenes, y no tan jóvenes, disfrutarían de la noche pacense hasta bien entrada la madrugada, desde primera hora había aficionados al runnig, embutidos en sus mallas, recorriendo el recinto amurallado en una perfecta simbiosis entre deporte y patrimonio.

La meta, ubicada en la Plaza de la Libertad, esperaba el regreso de los corredores a medida que se aproximaba el medio día. Una mesa repleta de trofeos y la voz de Ana Lara de fondo indicaba que la carrera había terminado.

A escasos metros de allí, en la Plaza de Minayo, cientos de personas se agolpaban en la puerta del teatro López de Ayala. Dentro, tenía lugar el sorteo del orden de desfile de Comparsas, Artefactos y Grupos Menores.


El orden del desfile ya lo sabemos, aunque en realidad, es lo de menos. Las comparsas, representadas por la FALCAP, decidían no entrar en el teatro, a modo de protesta, ante el agravio que supone para ellos la apertura del comercio el día del año más esperado por todos.

Tras el sorteo, el presidente de la federación de comparsas lo dejaba claro: “Ahora lo importante es la protesta. Ánimo, compañeros” alentaba a los comparseros que le arropaban.




Y es que a las comparsas se le podrán achacar muchas cosas, pero jamás se podrá decir de ellas que no son reivindicativas, que no saben luchar por lo que creen, ni que se doblegan ante la voluntad de quienes desde sus asientos de poder intentan dirigir los designios de una fiesta que siempre ha sido, es y será, de la gente, de los carnavaleros pacenses.

__________________________________________________________________________________________

Autor:

José Antonio Casablanca.

Carnavalero desde pequeñito, tras mi paso por la desaparecida comparsa “Los del Rivillas”, y después de años disfrutando el carnaval de múltiples maneras, recalé en el grupo menor “Los Chirigallos”, donde los jolgorios constantes, la hiperactividad de sus miembros, las peleas de pelucas y, por qué no decirlo, el cariño de “Las ChimiXurris” llenaron una parte importante de mi vacío carnavalero.

Pero como nunca es suficiente, un día, y tras la misma conversación repetida año a año en la cola del López de Ayala, Antonio y yo decidimos poner en marcha Recortes de Serpentina. Desde entonces, las ganas y la ilusión han ido en aumento, intentando mostrar una visión del Carnaval de Badajoz diferente, a pie de calle, buscando siempre el lado bueno de la fiesta más grande que conocemos.


Enamorado de la vida, del Club Deportivo Badajoz, de la Semana Santa pacense, de romerías, jornadas de campo y mañanas de pesca, de las fiestas y verbenas, de las cañas y vinitos en buena compañía, de Badajoz, sus monumentos, su historia, sus callejuelas, sus desayunos y sus puestas de sol, de la fotografía, del carnaval y de una chimixurri.

Puedes leerme en:

y en Twitter: @JACasablanca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *