Recortes de Serpentina

Todo sobre el carnaval de Badajoz

3w al maridi Camballotas carnaval 2012 Carnaval de Badajoz Concurso de Murgas concurso de murgas 2012 Hijos de la luna KRMA Los 3 w Los 3W Nenukas Olivenza Opinión Sin categoría Yo no salgo

Crónica del segundo día de concurso

Segunda jornada murguera la vivida esta noche en el teatro López de Ayala, con varias murgas que apuntan a semifinales, y alguna incluso a final.

Abre el telón la murga Krma, con disfraz de muñeca hawaiana de las que se pegan al salpicadero del coche, un disfraz muy original. Esta murga se encuentra este año con la dificultad de tener que defender una actuación original, tras la copia que efectuaron el pasado año de una murga malagueña, a la que imitaron tanto en disfraz como en repertorio. A pesar de no ejecutar una actuación que destacase demasiado, lo hicieron bastante bien, con voces acompasadas, y se les entendió todo. Deben mejorar en musicalidad, pues en ocasiones acaba sonando bastante plano, pero para comenzar la jornada, fue una actuación más que solvente. No se olvidaron de cantar ni a Rajoy, ni a la duquesa de Alba, sin duda, el tema más recurrente este año, junto con Urdangarín.




Tras Krma, uno de los platos fuertes de la noche, la murga oliventina Los 3W, ganadores del certamen del año pasado, y que acudían esta vez con el sobrenombre “De hierba hasta el culo”, caracterizados como unos pitufos un tanto peculiares. Como siempre, cantaron bien e hicieron gracia, sobre todo por el toque de originalidad que le pusieron a un disfraz que a priori, se intuía demasiado común. Con una actuación demasiado centrada al tipo, les faltó cantarle más a la actualidad, que apenas tocaron de pasada gracias a los personajes que llevaban, como la Pitufina de Alba, uno de los personajes de este carnaval, casi con toda seguridad. Tuvieron momentos memorables, como el trozo de popurrí en el que cantan muchas canciones cortas, todas con la palabra azul, o el baile de la duquesa entonado como la Danza Kuduro de Don Omar. No olvidaron tener un bonito recuerdo hacia Pablo Julio, al cual conocían bien, y desde el corazón cantaron uno de los mejores pasodobles hacia él que escucharemos este año. Independientemente de lo que mucha gente piensa, sobre que no están a la altura del año pasado, su actuación es digna de final, por lo que los veremos en la misma seguro.



En tercer lugar actuaron Las Nenukas, la murga femenina pionera del carnaval de Badajoz. Con su disfraz, rendían un merecido homenaje a las amas de casa, caracterizándolas como súper heroínas. Si algo me llamó la atención de su actuación ayer es, sin duda, sus voces más compensadas y afinadas que otros años, a pesar de distar aún mucho de la musicalidad de murgas como La Galera, Las Cachorras o Las Chimixurris. Sin embargo, su estilo es otro, mucho más directo, con letras menos rebuscadas y más fáciles de captar a la primera, lo que sin duda supone un mayor acercamiento al público, aunque a la hora de la valoración del jurado, lo normal es que les pese este estilo que tienen, ya que se puntúan todos los aspectos de la murga, y no su actuación global. Tuvieron un recuerdo para una de sus compañeras, que estando “muy embarazada”, no ha podido pisar las tablas del teatro este año. No olvidaron a Urdangarín en sus letras, aunque la actualidad la tocaron poco, centrándose más en su tipo, y en las situaciones cotidianas. Tal vez, lo peor de su actuación, fue la poca innovación, y que recordaban excesivamente, tanto en tipo y puesta en escena, como en música, a la actuación del año pasado.



Antes del descanso, la otra murga oliventina, Los Camballotas, tuvieron una actuación bastante buena. Haciéndonos olvidar su paso por el López el año pasado, resultaron sorprendentes sobre todo en su puesta en escena. Iban disfrazados de magos famosos, entre los que figuraban Harry Potter, Gandalf, David Copperfield, los reyes magos de oriente o Tamariz, entre otros. Su presentación ya fue toda una novedad, con truco de magia incluído, al resultar imposible el cambio de vestuario que hacía uno de los integrantes de la murga. Luego se desvelaba el truco, al haber dos gemelos, igualmente caracterizados. Tuvieron un bonito primer pasodoble a la mujer extremeña, que fue muy aplaudido, y cantaron también a la duquesa de Alba, personaje muy recurrido por todas las murgas. Pero lo mejor de ellos, sin duda, fue su popurrí, con bastantes gracias, como la del mago chino que aparece pegado a una tragaperras. Buena actuación en definitiva, tendremos que esperar a lo que haga el resto para ver si logran un hueco en semifinales.



Tras el descanso, hacía su puesta en escena la murga mixta Hijos de la Luna, con un brujo cantando solo, a ritmo de la canción de Mecano a la que rinden honor con el nombre de la murga. El resto de miembros, caracterizados como los signos zodiacales, tuvieron una gran presencia en el escenario, con trajes muy llamativos. Cantaron a su orgullo de ser murgueros y a Pablo Julio, en sus dos pasodobles, muy serios y sentidos. El resto de la actuación, muy enfocada al tipo, y con algún guiño a la actualidad, como (una vez más) el baile de la duquesa de Alba. Por lo demás, una actuación musicalmente mejorable, sobre todo en voces. Les falta fuerza, unidad de voces y gancho. Lo peor de ellos es que, careciendo de todo esto, intentan lucirse al más puro estilo de comparsa gaditana, pero les fallan los medios con los que cuentan. Esperemos que año tras año vayan mejorando.



La penúltima actuación de la noche corría por cuenta de la murga Al Maridi. Con el sobrenombre de “Los que se llevaron todas las hostias el 15-M”, iban disfrazados de niños y niñas haciendo su primera comunión, pero indignados con el mundo (o su mundo, mejor dicho). Ya conocíamos el potencial, tanto en voces como en música, de esta murga. No obstante, sus músicos, o los cantantes de la parte central de la primera fila, seguramente se cuenten entre los mejores de todo el carnaval pacense. Buenas voces, muy bien afinadas, complementan una perfecta ejecución musical, plagada de cambios de ritmo, buenos punteos y percusión. Tuvieron también un recuerdo a Pablo Julio en su segundo pasodoble, muy emotivo, y de los mejores de cuantos se le han cantado hasta ahora. Por lo demás, se acordaron de personajes como la duquesa de Alba (por enésima vez ya), de Urdangarín, Camps o Monago. El puntazo lo tuvieron en el popurrí, con el momento en que recreaban el banquete de la comunión. Canciones cortas y rápidas acompañaban a la comida que iba pasando por la mesa, mientras todos juntos se indignaban con el camarero, que no les llenaba el cesto del pan.  Terminó su actuación esta murga, con una espectacular despedida, poniendo el broche de oro a una actuación que les llevará directos a la final.



Para terminar la jornada, la sorpresa de la noche. La murga Yo no salgo, encarnando el personaje Juan Patillas y a su grupo rockabilly, Los Desafilis, comenzaron con una presentación con su puntito gamberro. Bien plantados, lo mejor de su actuación fue adaptar todo el repertorio musical al tipo, con ritmos rockeros. Fue una actuación rápida, bien adaptada, y bastante bien cantada. Su segundo pasodoble, al público de las murgas y a los “ultras del carnaval” no tuvo desperdicio. El decorado, que imitaba un típico bar americano en los años 50 y 60, propio de una película de Hollywood, contaba con todo detalle, incluidas las bailarinas, que se pasaron toda la actuación moviéndose al ritmo de la música. Por lo demás, una actuación bastante buena, movida y musicalmente llamativa, que puso un buen broche de oro a la jornada de ayer.



No me gustaría terminar esta crónica sin mencionar algo a lo que cantaban los Yo no salgo. Me parece lamentable como una vez tras otra, acuden al teatro aficionados que no lo son al carnaval ni a las murgas, sino a alguna murga en particular. Estos seguidores incondicionales, inconscientemente, hacen mucho daño a nuestro concurso. Aplaudiendo descaradamente a sus conocidos, lo merezcan o no, y desprestigiando o descalificando al resto de agrupaciones intentan ganar con sus jaleos a espaldas de lo que son valoraciones técnicas, que por suerte son las que determinan qué grupos son los que pasarán a la siguiente ronda.