Recortes de Serpentina

Todo sobre el carnaval de Badajoz

carnaval 2012 Carnaval de Badajoz Concurso de Murgas Espantaperros La Mascarada Los Chungos Los repesta murgas 2012 Opinión Pixa a la fulanesca Repesca Serendipity Sin categoría

Crónica de la cuarta jornada del Concurso de Murgas

Puntual, como todas las noches, y con mayor presencia de concejales y medios de comunicación que otros días, comenzó la jornada murguera con la actuación de la agrupación Pixa a la Fulaneska. En su segundo año, esta murga, con componentes procedentes de la murga Dakipakasa, y disfrazados de banda de música americana, hicieron una actuación con mucha teatralidad, como la del año pasado. Cada músico, interpretando un papel, se movía durante la actuación muy metido en su personaje. Unido a sus excelentes voces, esto es lo que más llamaba la atención. Cantaron bien, a los comparseros y al carnaval, cantaron también a los temas del momento, como a Remedios Cervantes y su paso por el concurso Atrapa un millón, hasta ahora olvidada en el concurso. Sin embargo, la actuación no aportaba nada nuevo con respecto a la del pasado año, sino más bien, todo lo contrario. Bajó unos cuantos escalones en cuanto a novedad y vistosidad, pero fue aún así una buena actuación, tal vez demasiado corta, acabando la misma con el semáforo aún en verde.

Tras ellos, una joven murga en su segundo año de actuación, los Serendipity. A pesar de las negativas críticas vertidas hacia ellos en algunos medios, la verdad es que su actuación fue bastante mejor que la del año pasado. Estuvieron muy graciosos, con un disfraz original, y que dio mucho juego, de dibujos animados de antes, por los que han pasado los años y se han venido a menos. Entre ellos, un Chicho Terremoto bastante crecido, una Heidi un poco ligerita, o la abeja Maya pasada en kilos. Comenzaron bien, con una presentación entonada a ritmo de la banda sonora de los dibujos de Don Quijote de la Mancha, ya empleada por la murga de Llerena el año de Capitán Extremadura, y que siempre resulta muy vistosa. No les faltaron temas de actualidad, como la boda de la duquesa de Alba con Alfonso Díez, cantada con bastante gracia. Tuvieron buenos momentos, como la crítica a los nuevos dibujos, como Bob Esponja, o un guiño al Club Deportivo Badajoz, con petición a Óliver Atom para que fiche por el centenario club. Muy animados, les falta sin embargo mejorar en voces, cosa que se les ha criticado mucho. No obstante, aún me acuerdo de murgas como Los Murallitas o Los Chungos en sus comienzos, y no hay más que verlos ahora como para saber que a los chicos de Serendipity, lo único que les falta es tiempo.

En tercer lugar actuó la otra murga de Alconchel inscrita en nuestro concurso, con la que comparte componentes la murga mixta Las Cachorras. Interpretaban a una empleada de oficina bastante fea, enamorada de su jefe. Muy bien puestos en escena, y haciendo alarde de sus excelentes voces, cantaron dos bonitos pasodobles, a los carnavales y a Pablo Julio. Tuvieron un buen puntazo en el momento en que se declaran al jefe. Terminaron la actuación con una despedida impresionante, bien cantada, que emocionó a todo el público. Este año, los Repeska han venido mucho más animados y graciosos, sin tantas lamentaciones como otros años, y eso se nota en la simbiosis con el público, que se entregó por completo. Si algún año han merecido más que nunca pasar de ronda, es este.

Tras el descanso, una de las grandes actuaciones de la noche. Los Chungos, bajo el nombre de “Aquellos duros antiguos”, podían dar a entender que su disfraz tendría algo que ver con el gaditano tanguillo de Antonio Rodríguez Martínez (el tío de la tiza), o como mucho, a la moneda española. Nada más lejos de la realidad, aparece bajo el telón una murga de tipos duros de los años 80. M.A. Barracus, Hulk Hogan, Van Dame, Chuck Norris, Rocky o Rambo eran algunos de estos tipos duros, junto con otros más duros todavía si cabe, todos presentados en sus primeras letras, como John McEnroe o el mismísimo Ibarra. Entre sus figurantes, Terminator y Jesús Gil en su jacuzzi, acompañado por las chicas Chin Chin. Estuvieron graciosísimos, sobre todo en su popurrí. Dentro del mismo, unas letras dedicadas a sus músculos, o su mención a que los tipos duros no bailan, hicieron al teatro estallar en carcajadas. También hay que recordar su estribillo, uno de los mejores de los escuchados hasta ahora. Aún quedan las semifinales, pero vaticino un posible puesto en la final.

En quinto lugar actuaba la murga de Almendralejo, La Mascarada. Otra murga que, cuando no acude con letras protestonas, acaba culminando buenísimas actuaciones. Este año, además, han incorporado nuevos miembros, y han sonado mejor que otros años. El único defecto, en cuanto a voces se refiere, es que quizá cantaban demasiado alto, no en tono, sino en volumen, lo cual en algunos momentos llegaba a ser algo molesto, pero estuvieron bien en general. Interpretaban a comerciantes de barrio, entre los que figuraban el limpiabotas, el pescadero, o el tonto. No queda más remedio que destacar lo que muchos pensamos en cuanto los vimos, ya que su tipo recordaba en exceso al de Las Chimixurris el año de la esquina del rastro. De hecho, fue algo muy comentado en todo el patio de butacas. Aún así, estuvieron graciosos con letras a la actualidad, ritmos muy movidos y buena afinación. Desde mi punto de vista, lo mejor de su actuación fue el primer pasodoble, al carnaval, en el que mencionaron a todos los participantes, murgas, comparsas, artefactos, grupos menores o aficionados que se disfrazan y salen a divertirse. Posiblemente, el mejor pasodoble de los dedicados al carnaval este año.

La noche no pudo terminar mejor ayer. En sexto lugar salió a escena una de las murgas revelación de este año, Espantaperros. Disfrazados como dulces de La Cubana, estuvieron graciosísimos. De hecho, solamente verlos puestos en la escena ya levantaba las carcajadas de todos. Cantaron bien, muy afinados, y estuvieron graciosos. No obstante, esta murga, a pesar de ser nueva, cuenta con gente muy experimentada de La Tarasca o Taways, que el año pasado integraban la murga La Mala Compañía, de la que proceden. A destacar, su estribillo, el mejor de los escuchados hasta ahora, posiblemente. Una de las cosas que me encantó de esta murga fueron sus punteos, geniales, con mucho ritmo durante toda la actuación. Por destacar algo no tan positivo, me pareció excesivo que sus dos pasodobles estuviesen dedicados al carnaval, pero es algo menor teniendo en cuenta la excelente actuación que hicieron.

Queda aún concurso, con las actuaciones de esta noche. Tras ellas, tenemos que ver a las murgas semifinalistas, para ver qué hacen, pero la impresión que me llevé ayer fue muy grata. No esperaba encontrar tanto nivel en las murgas en que lo encontré, lo cual me llena de esperanza para el concurso, haciéndome ver que no tendremos que contar siempre con las mismas murgas en la final, sino que las nuevas (y las no tan nuevas) vienen pisando muy, pero que muy fuerte.
José A. Casablanca