Recortes de Serpentina

Todo sobre el carnaval de Badajoz

Artículos y noticias Badajoz carnaval badajoz Carnaval de Badajoz La caidita Murgas Opinión pablo julio pablo julio martinez Sin categoría

Un año de esperanza

Un año. Todo un año es lo que separa el desastre más absoluto, de la esperanza.
Hace 365 días fallecía, para desgracia de familiares y amigos, pero también de toda la población pacense, uno de sus personajes más conocidos, pese a su juventud.
Pablo Julio Martínez era amante de la ciudad, de sus costumbres, de sus gentes, de todo cuanto llevaba la palabra Badajoz de una u otra manera. Pero sobre todo, era amante de su carnaval. Año tras año, sus letras, interpretadas por la murga “La Caidita”, nos sorprendían con su personal estilo de decir decir las cosas claramente, sin hacer daño a nadie, pero sin pasar inadvertido.
Tan solo hace un año que nos dejó físicamente, aunque su presencia en las letras del resto de murgas, de las conversaciones entre carnavaleros, o la calle de Badajoz que llevará su nombre, hacen que siga estando con nosotros, y lo haga para siempre.
Que a Pablo Julio se le echa y echará de menos durante muchos años es evidente. Sin embargo, son tiempos de esperanza. El grupo de amigos con los que compartía algo más que su vida, se enfrenta ahora al reto de continuar el legado que dejara en La Caidita, y plasmarlo sobre las tablas del López de Ayala. No es tarea fácil, pues ahora no los juzga solamente el jurado o el público, sino que sus mayores críticos serán ellos mismos, intentando hacer una actuación a la altura Pablo. Pero también es cierto que seguro cuentan con dosis de energía y talento extra, motivados desde las alturas, y que nos volverán a hacer disfrutar, por suerte, un año más por febrero.
La vuelta de La Caidita es algo que todos los carnavaleros esperamos con ansia, es la forma que tenemos de seguir gozando del talento de Pablo Julio y de su presencia, es la esperanza en que hay algo más después de la muerte, y de que las vidas que han merecido la pena, a pesar de ser más o menos cortas, dejan su sello y permanecen para siempre.

Crónica: @JACasablancaFotos: @alcintas