Recortes de Serpentina

Todo sobre el carnaval de Badajoz

al maridi alex martin polo Artículos y noticias carnaval badajoz Concurso de Murgas el lunes primer dia de la semana entre bambalinas lunes lunes carnaval Murgas murgas badajoz Sin categoría

El lunes, primer día de la semana (carnavalera)

Los lunes son tediosos por naturaleza, es ese día de la semana que odias, que aborreces desde que lo conoces. Los lunes son el amigo responsable y amargado de los otros seis días de la semana. Es el día que quisieras borrar del calendario. Decir lunes es decir: responsabilidad, madrugón, otra vez al curro… (para  quien tenga) y así todos los lunes del año. Bueno, todos los lunes  excepto tres. Tres lunes de los 52 que tiene un año son especiales y se marcan en rojo para los carnavaleros, y digo carnavaleros porque da igual que sean murgueros, comparseros , de grupos menores , de artefactos o de lo que sea… esos tres lunes son los lunes de concurso y el lunes de carnaval.

Los lunes de concurso (preliminares y semifinales) son diferentes. Badajoz se llena de furgonetas, furgones y coches ataviados con “pulpos” que sujetan formas de corcho, attrezzo y escenografías de las murgas que actúan esa misma noche en el López de Ayala. El que no entienda y se lo encuentre por la autovía o por las calles del centro puede pensar de todo, menos que estamos sanos.

Además, ese lunes el que trabaje, se lo pide libre, o se pide la tarde o se pide la mañana porque lo necesita, porque lo vive y porque no hay tiempo.

Hay que llegar al López, colocar, elegir dónde irán tus cosas, tu telón, tu escenario. Y comienzan las llamadas, y los comentarios: ¿Qué barra cogemos? ¿Dónde ponemos los cables? ¿Dónde colocamos el suelo o las columnas que llevamos?… Y las expresiones: El “ya estamos aquí”, el “hombre, Miguel, ¿qué tal,  Tony?”, “Otro año más aquí”… y así hasta las dos, que lo dejas todo para empezar en un rato.

Llegan las seis de la tarde y comienza el ritmo frenético de nuevo: “¿Cuál es mi camerino?” ”Éste es muy chico” “Éste es muy grande” “Yo no me maquillo el primero, mejor el último” “No hemos traído fijador” “No hay uñas” “¿Y la brillantina?” “Vamos a darle una vuelta”… y todo esto entre sorbo y sorbo de bebidas espirituosas que nos hacen llegar con mejor espíritu al escenario.

Llega nuestro turno, hay que bajar a colocar. Todo el mundo te da suerte, te felicita, te examina por los pasillos –“joder que bien van”, “a mí no me gusta el traje”, “qué peluca”, “qué maquillaje”… y tu a lo tuyo, concentrado en que todo salga bien, en que hay que montar, en que son muchos meses para este momento, en si gustará o no, en si hará reír o no, si emocionará o no… Saludas, abrazas a tus compañeros, besas a tu hermano, a tus amigos, más abrazos, sube el telón y comienza tu espectáculo.

Una vez baja el telón, te vuelves a abrazar con todos, felicitas, recoges, hablas con la prensa, con la radio, subes al camerino, recoges y hablas, llamas, miras el WhatsApp, miras el Hoy, la página de Carnaval de Badajoz, Recortes de Serpentina, Twitter… y esperas evaluaciones, comentarios, a tus compañeros…

Y finalmente, ves la actuación con ellos a intempestivas horas de la madrugada en La Buhardilla, porque si tú no lo ves, no te crees que haya salido tan bien o tan mal, que se haya escuchado algo que no debería o si ha sonado perfecto. Y así hasta que llegas a casa, te desmaquillas, te duchas, te acuestas y, en tres horas, vuelve a sonar el despertador para ir a trabajar de nuevo, porque no olvidemos que todo ha ocurrido en lunes, y es el primer día de la semana y hay que currar.

__________________________________________________________________________________________
Autor del artículo:

Alejandro Martín Polo

Ex comparsero , murguero, Dominguero…de Carnaval.

Twitter: @alexmpol