Recortes de Serpentina

Todo sobre el carnaval de Badajoz

#COMBA2015 cola entradas entradas murgas lopez de ayala Murgas plaza de toros polemica Sin categoría sorteo entradas sorteo murgas taquilla venta entradas murgas

Sobre colas y venta de entradas para el concurso de murgas

Nuevamente, y muy a mi pesar, tengo que volver a escribir sobre este asunto en Recortes de Serpentina. ¿No os da la sensación de que cuando se intenta mejorar algo en esta bendita ciudad, en el mejor de los casos se hace solo a medias, y si no, se estropea más? Pues eso.

Todo esto viene a colación por el asunto que más polémica está generando estos días: la venta de entradas para el Concurso Oficial de Murgas de Badajoz.

Este año, de forma novedosa, se implantaba el sistema de sorteo de entradas, tomando la idea del concurso de Cádiz, donde debido a la increíble demanda existente, las entradas se sortean desde hace ya años.

Adoptar en Badajoz este sistema no es un antojo de unos cuantos, o una ocurrencia de alguno. Al menos, esta vez no. Debido a la gran demanda de entradas, y a la cola que se forma año a año en la taquilla, se hacía necesario buscar un sistema que acabe con estas grandes colas y los problemas derivados de las mismas.

Vaya por delante que entiendo que buscar una solución a este problema no es tarea fácil. Por más que he pensado y hablado con distintas partes implicadas, no soy capaz de dar con una solución perfecta, y entiendo que cualquier medida adoptada, conllevará siempre una serie de inconvenientes que harán que la misma no guste a algunas personas. Es lógico.

Pero era necesario adoptar un sistema que mejore lo existente, y para ello hay que tomar la menos mala de todas las soluciones posibles.

De momento, el sistema del sorteo que se ha impuesto no me parece malo del todo. Al menos, la idea en sí es buena. Otra cosa es que sea mejorable, que lo es. Al fin y al cabo, el motivo de cambiar el sistema era acabar con las colas, y eso no ha ocurrido.

Carpas en la cola el pasado año


Entonces, ¿qué podemos hacer para mejorarlo y acabar con las colas?

Para empezar, separar esos dos conceptos, ya que aunque parecen ir de la mano, tan solo son primos segundos. Es decir, una cosa es el sistema de venta de entradas y otra, hacer cola, que aunque uno de sus fines sea el de conseguir ver a las murgas en directo, desde el teatro, no es el único, ya que quienes acampan en los alrededores de la plaza de toros lo hacen, fundamentalmente, por diversión.

¿Y qué hay de divertido pasar varias noches a la intemperie esperando a que la taquilla abra? os preguntaréis alguno. Y la respuesta es mucho. Pasar varios días con tus amigos, en una tienda equipada, como dice Virginia en el blog “Por culpa de los carnavales”, mejor que muchos pisos de estudiantes, comiendo y bebiendo sin parar, con música, juegos, etc. divertido, al menos, es. De hecho, la cola se acaba convirtiendo en una especie de Gran Hermano (hasta con cámaras en determinados momentos), en donde se hacen amigos que comparten tu misma afición por los carnavales.

Sin embargo, es necesario acabar con este tipo de acampadas, que no hacen ningún bien a la imagen de la ciudad, y que suponen un obstáculo para la compra de entradas a aquellas personas que no pueden, o no quieren, pasar varios días delante de una taquilla para poder asistir al concurso.


Mejorar el sistema de venta de entradas

Este tema es complicado y controvertido. Hay varias alternativas, y todas ellas tienen una serie de pros y contras, que paso a analizar:

1. Venta de entradas en taquilla: Es el sistema tradicional, pero si esto se hace como hasta ahora, es inevitable que se formen colas. Si además, se impide la acampada, la dificultad añadida para lograr conseguir un pase es mayor, mientras que es menor el esfuerzo, y por lo tanto, se fomenta la reventa.

2.  Venta de entradas por Internet: Existen herramientas en la red como entradas.com o ticketmaster, donde pueden venderse las entradas on-line. Este sistema, que es el que funciona habitualmente para todo, es el más cómodo y sencillo, y ya se ha probado en eventos multitudinarios, como por ejemplo, el concierto de Woody Allen. El inconveniente que tiene es la alta demanda en el corto periodo de tiempo, lo que suele conllevar colapsos en la red y la frustración de cuántos pasan minutos delante del ordenador a golpe de F5.

3. Sorteo actual: El sistema en sí, a priori, no es malo. El problema viene al analizarlo a fondo. Quien quiere ir al concurso, apunta a toda su familia para tener más probabilidades. La demanda es de miles de personas, y las probabilidades de que te toque una entrada son pocas, lo que conlleva frustración. Además, si te tocan, lo mismo no es el día que quieres, lo que te obliga a hacer diferentes trapicheos, cambios, etc. o a revender. Y otro problema que la mayoría ha pasado por alto: tocando entradas de dos en dos, se hace muy difícil conocer a la gente con la que te sientas en el teatro, y eso, inevitablemente, hará que baje la animación a las murgas, el jolgorio y el nivel de animación.


Todo es mejorable

Y no hace falta hacer dos carreras y tres másters para ello. Con haberlo sufrido, pensado y debatido, seguro que se llega a mejoras sustanciales. Yo voy a atreverme a proponer algunas, que seguro serán controvertidas, y no del gusto de todos, pero vaya, las he meditado mucho, y no son fruto de un calentamiento momentáneo.

  • Venta en taquilla sin colas: Se puede lograr. Bastaría con no anunciar la taquilla en donde las entradas se pondrán a la venta hasta última hora. Con ello, se acaba con las colas sin necesidad de la intervención policial.
  • Venta por Internet: Estoy convencido de que podría lograrse hacer una venta decente por Internet si se reserva una parte para taquilla (que salga a la venta de la forma que he dicho antes) y otra mediante los soportes de venta de entradas mencionados. Este sistema podría usarse para preliminares, que es una fase en la que está todo más repartido, y daría opciones a todo el mundo, y con mayor facilidad que el sorteo.
  • Sorteo de entradas: Yo solo lo haría para las fases de semifinales y final. La forma en que se ha hecho es muy buena, salvo por una cosa: falta el toque final. Es absolutamente necesario que se tenga que presentar el DNI a la entrada del teatro, y no solo al retirar las entradas, para asegurarse que quien se apunta al sorteo, lo hace porque de verdad quiere ir. Es cierto que esto imposibilita a regalar entradas y a sorpresas varias, pero es un mal menor, en comparación con el beneficio de sortear entradas entre un número de personas mucho menor, y que de verdad quieren ir.

A todas estas medidas sumaría una más: subir más el precio de entradas. Sé que esto es polémico, y conllevaría el cabreo de mucha gente, pero es la ley de la oferta y la demanda. A mayor demanda, ante la misma oferta, es necesario subir el precio para equilibrar el mercado. De esta forma, mucha gente sólo se apuntaría a algunos días, y no a todos, dejando que más gente tenga posibilidad de ir, y el dinero extra recaudado se usaría para aumentar los premios del concurso, lo que conllevaría, sin lugar a dudas, al aumento en el nivel del mismo.

Y a ti, ¿qué otras medidas se te ocurren para mejorar el sistema de venta de entradas?


__________________________________________________________________________________________

Artículo escrito por José Antonio Casablanca.

Carnavalero, enamorado de la vida, del Club Deportivo Badajoz, de la Semana Santa pacense, de romerías, jornadas de campo y mañanas de pesca, de las fiestas y verbenas, de las cañas y vinitos en buena compañía, de Badajoz, sus monumentos, su historia, sus callejuelas, sus desayunos y sus puestas de sol, de la fotografía y del carnaval.

Puedes leerme en:


y en Twitter: @JACasablanca


Pacense, amante del carnaval en todas sus modalidades. Ingeniero químico de profesión, "chirigallo" de vocación y blanquinegro de corazón.